3. Rescate celestial

¡Imagínese lo terrible que sería estar a la deriva en un océano infestado de hambrientos tiburones! Luego imagine también, lo hermoso que sería ser rescatado desde el aire y llevado a un lugar seguro. Lo cierto es que cada ser humano en este planeta está perdido en un mar lleno de peligros. Necesitamos urgentemente que se envíe un rescate, no mediante un bote o un helicóptero, sino uno que venga de parte de nuestro Padre Celestial. Dios nos ama tanto que envió a su Hijo a salvarnos. Usted lo ha oído probablemente con anterioridad, pero ¿está seguro que entiende plenamente este tema? ¿Qué significa para usted, y cómo puede cambiar su vida? ¡Siga leyendo y entérese!


1. ¿Se interesa realmente Dios en mí?

Esto es lo que él dice: "A mis ojos fuiste de gran estima, fuiste honorable y yo te amé." (Isaías 43:4). "Con amor eterno te he amado." (Jeremías 31:3).
Respuesta:   El amor infinito de Dios por usted y por mí es mucho mayor de lo que podamos imaginarnos. El le ama como si usted fuera la única persona perdida en todo el universo. El habría dado su vida por usted aunque no hubiera habido otros pecadores para redimir. Trate de no olvidar nunca ese hecho. Usted es valioso para él, por eso lo ama.

2. ¿Cómo ha demostrado Dios su amor por nosotros?

"Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna." (Juan 3:16). "En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó a nosotros, y envió a su Hijo en propiciación por nuestros pecados." (1 Juan 4:10).
Respuesta:   Dios lo amó a usted tan profundamente que estuvo dispuesto a ver a su Hijo único sufrir y morir antes que verse separado de usted por toda la eternidad. ¡Nunca podremos comprenderlo, pero él lo hizo, precisamente por usted y por mí!

3. ¿Cómo podría él amar a alguien como yo?

"Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros" (Romanos 5:8).
Respuesta:   Ciertamente, no porque yo lo haya ganado o lo mereciera. Ninguno de nosotros tiene derecho a nada, sino a la paga por el pecado que es la muerte (Romanos 6:23). El amor de Dios es incondicional. El ama a los ladrones, a los adúlteros y a los asesinos. El también ama a los egoístas, a los hipócritas y los blasfemadores profanos. ¡Pero lo más grandioso de todo, es que él me ama a mí! Ya que él sabe que mis pecados me conducirán sólo a la miseria y a la muerte, quiere salvarme de ellos. Esa es la razón por la cual Cristo murió.

4. ¿Cómo me beneficia su muerte?

"Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos llamados hijos de Dios.” (1 Juan 3:1). "Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios." (Juan 1:12).
Respuesta:   Cristo murió en mi lugar para satisfacer la pena de muerte que pesaba sobre mí. El nació como un ser humano para poder sufrir la clase de muerte que yo merezco. Luego ofreció darme crédito por lo que él hizo. En otras palabras, su vida impecable es acreditada a mi cuenta, para así poder yo ser contado como justo. Su muerte es aceptada por Dios como pago total por todos mis pecados y malas acciones del pasado. Al aceptar como un regalo lo que él hizo por mí, se me recibe en la familia de Dios como un hijo suyo. ¡Esto es algo que abruma la mente! 
Piense en estos hechos sencillos por un momento.

  • Debido a mis pecados, estoy sentenciado a la pena de muerte.
  • No puedo pagar esa pena sin perder la vida eterna, porque si muero por mis pecados, no puedo resucitarme a mí mismo. Moriría para siempre.
  • El hecho es que tengo una deuda que no puedo pagar. Pero llega una amigo de nombre Jesús, y dice: "Yo la pagaré. Yo moriré en tu lugar y te daré crédito por ello. No tendrás que morir por tus pecados".
  • ¡Debo aceptar la oferta! Muy simple, ¿verdad? Reconozco y acepto públicamente su muerte por mis pecados. ¡En el momento en que lo hago me convierto en hijo o hija de Dios!

  • 5. ¿Cómo puedo yo aceptarlo para de esta manera pasar de muerte a vida?

    Simplemente declare o acepte estas tres cosas:

    1. Soy un pecador. "Todos han pecado" (Romanos 3:23).

    2. Estoy condenado a muerte. "La paga del pecado es muerte" (Romanos 6:23).

    3. No puedo salvarme a mí mismo. "Separados de mí nada podéis hacer" (Juan 15:5).


    Luego, declare que cree en tres cosas:

    1. El murió por mí. "Para que... gustase la muerte por todos" (Hebreos 2:9).

    2. El me perdona. "Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados" (1 Juan 1:9).

    3. El me salva. "El que cree en mí tiene vida eterna" (Juan 6:47).
    Respuesta:   Pidiendo el gran don de Dios, nuestro Señor Jesucristo, creyendo en él y aceptándolo.

    6. ¿Qué debo hacer para obtener el don de la salvación?

    "Siendo justificados gratuitamente por su gracia" (Romanos 3:24). "El hombre es justificado por la fe, sin las obras de la ley" (Romanos 3:28).
    Respuesta:   Lo único que usted puede hacer es aceptarlo como un regalo, un don. Sus actos de obediencia no serán de ninguna ayuda en el proceso de la justificación. Todos los que creyendo piden con fe la salvación la recibirán. El pecador más empedernido será aceptado sobre la misma base que el más correcto de los hombres. El pasado no cuenta. Recuerde, Dios ama a todos por igual, y el perdón es para quien lo pida. "Por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don [regalo] de Dios. No por obras para que ninguno se gloríe" (Efesios 2:8-9). 

    7. Al unirme a su familia por la fe, ¿qué cambio efectúa Jesús en mi vida?

    "De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es. Las cosas viejas pasaron, he aquí todas son hechas nuevas" (2 Corintios 5:17). 
    Respuesta:   Cuando recibo a Cristo en mi corazón él destruye la vieja naturaleza pecaminosa y me convierte en una nueva criatura espiritual. La vieja vida de pecado ahora llega a serme odiosa e indeseable. Gozosamente comienzo a experimentar por primera vez una gloriosa liberación de la culpa y la condenación. Comienzo a ver cuán vacía ha sido mi vida sin Cristo. En vez de alimentarme de las desperdicios que caen debajo de la mesa me convierto en un invitado al banquete del Rey. Un minuto con Dios provee más felicidad que una vida entera sirviendo al diablo. ¡Qué cambio! ¿Por qué esperé tanto tiempo para aceptarlo?

    8. Será esta vida transformada realmente más agradable que los placeres de la vida antigua?

    Jesús dijo: "Estas cosas os he hablado, para que... vuestro gozo sea cumplido [esté completo]" (Juan 15:11). “Si el Hijo os libertare, seréis verdaderamente libres" (Juan 8:36). "Yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia" (Juan 10:10).
    Respuesta:   Muchos creen que la vida cristiana no será una vida feliz debido a las restricciones y las negaciones que uno debe imponerse. Pero el resultado es todo lo opuesto. Cuando usted acepta el amor de Jesús, surge en su persona una fantástica exuberancia. Una paz y un gozo extraordinarios saturan constantemente su vida. Si usted habla de emociones, la vida cristiana no tiene punto de comparación con la vieja existencia de egoísmo y fracasos. Como una pesadilla, el pasado doloroso se desvanece, y usted experimenta una vida más "abundante", tal y como lo quiso Dios.

    9. ¿Pero cómo puedo yo hacer todas las cosas que un cristiano debe hacer?

    "Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí" (Gálatas 2:20). "Todo lo puedo en Cristo que me fortalece" (Filipenses 4:13).
    Respuesta:   Aquí es donde se revela el mayor milagro de la vida cristiana. ¡Usted no tiene que esforzarse en ser bueno! Lo que hace como cristiano es el resultado espontáneo de la presencia de una vida milagrosa que obra en su interior. La obediencia en su vida es la respuesta de amor acostumbrada. Al renacer en Dios, como una nueva criatura, usted quiere obedecerle porque él es ahora parte de su vida. Agradar a alguien a quien usted ama no es una carga, sino un placer. "El hacer tu voluntad, Dios mío, me ha agradado, y tu ley está en mi corazón" (Salmos 40:8).

    10. ¿Quiere decir que ni siquiera los Diez Mandamientos serían difíciles de obedecer?

    "Si me amáis, guardad mis mandamientos" (Juan 14:15). "Este es el amor de Dios, que guardemos sus mandamientos y sus mandamientos no son gravosos" (1 Juan 5:3). "El que guarda su palabra, en éste verdaderamente el amor de Dios se ha perfeccionado" (1 Juan 2:5).
    Respuesta:   La Biblia siempre vincula la obediencia con una relación de amor. El cristiano nacido de nuevo, halla que guardar los Diez Mandamientos no es una lucha ardua. Con todos los pecados pasados cubiertos con la muerte expiatoria de Cristo, mi obediencia presente y futura está arraigada en la vida victoriosa de Jesús que llevo dentro de mí. De hecho, debido a que yo lo amo tan profundamente por haber cambiado mi vida, voy aun más allá de los requerimientos de los Diez Mandamientos. Estudio diariamente la Biblia para obtener indicaciones de la voluntad divina, y trato de encontrar nuevas formas de expresarle mi amor. “Y cuanto pedimos lo recibimos de él, porque guardamos sus Mandamientos y hacemos lo que le agrada” (1 Juan 3:22).

    11. ¿Cómo puedo estar seguro de que la obediencia a los mandamientos, mencionada en la Biblia como una característica del pueblo de Dios, no es legalismo?

    "Aquí está la paciencia de los santos, los que guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús" (Apocalipsis 14:12). "Y ellos [los santos] le han vencido [al dragón, o sea al diablo] por medio de la sangre del Cordero y de la palabra del testimonio de ellos, y menospreciaron sus vidas hasta la muerte" (Apocalipsis 12:11).
    Respuesta:   No hay que confundir obediencia con legalismo. Legalismo es tratar de ganar la salvación realizando buenas obras. Los santos se identifican en el libro de Apocalipsis por cuatro características: (1) guardan los mandamientos, (2) confían en la sangre del Cordero para salvarlos, (3) comparten su fe con otros, y (4) eligen morir antes que pecar. Estas son las verdaderas señales que distinguen a uno que ama a Cristo y ha hecho un pacto de por vida para servirlo y seguirlo.

    12. ¿Qué acto significativo sella la relación de amor de una persona con Cristo, y qué simboliza?

    "Somos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva... para que el cuerpo del pecado sea destruido" (Romanos 6:4-6). "Os he desposado con un solo esposo para presentaros como una virgen pura a Cristo" (2 Corintios 11:2).
    Respuesta:   El bautismo simboliza tres eventos significativos en la vida del creyente: (1) muerte al pecado. (2) nacimiento a una nueva vida en Cristo Jesús. (3) casamiento con Cristo por la eternidad. Esta unión espiritual se va haciendo más fuerte y más dulce con el tiempo, a medida que el amor sigue creciendo. Así como ocurre en cualquier matrimonio, cuando el amor desaparece, el paraíso se convierte en un infierno, el hogar se mantiene unido sólo por los compromisos legales. Así también, cuando el cristiano deja de amar a Cristo por encima de todo, su religión existe sólo como el cumplimiento restrictivo de una serie de reglas.

    13. ¿Cómo puedo asegurarme que la fe y el amor de mi matrimonio con Cristo continuarán creciendo?

    "Escudriñad las Escrituras" (Juan 5:39). "Orad sin cesar" (1 Tesalonicenses 5:17). "De la manera que habéis recibido al Señor Jesucristo, andad en él" (Colosenses 2:6). "Cada día muero" (1 Corintios 15:31).
    Respuesta:   Ninguna relación amorosa puede prosperar sin comunicación. El hábito de hablar con Dios por medio de la oración espontánea y el estudio de la Biblia son absolutamente esenciales para que esta relación siga creciendo. La Palabra de Dios constituye una carta de amor que debo leer diariamente para nutrir mi vida espiritual. El conversar con él en oración, profundiza mi devoción, y abre mi mente a un conocimiento más íntimo y emocionante de su amante cuidado por mí. Diariamente aumenta mi sorpresa al descubrir nuevos detalles de la increíble provisión que él ha hecho para mi felicidad.

    Dios sella nuestro matrimonio espiritual
    Al sellar nuestra unión espiritual por toda la eternidad, Dios ha prometido no abandonarme jamás (Salmo 55:22 Mateo 28:20 Hebreos 13:5), cuidarme en caso de salud o enfermedad (Salmo 41:3 3 Juan 2: Isaías 41:10), y suplir toda necesidad que pueda presentarse en mi vida (Mateo 6:25-34). Así como he recibido a Cristo por fe y experimentado que sus promesas son ciertas, confiaré plenamente en él en toda circunstancia futura, y él nunca me chasqueará.
    ------------
    PREGUNTAS PARA MEDITAR

    1. ¿Cómo puede la muerte de un solo hombre pagar la penalidad por los pecados de todo el género humano? Yo he vivido una vida terrible de pecado. Temo que Dios tenga que hacer algo muy especial para hacer expiación por alguien tan malvado. 


    Romanos 3:23 dice: "Todos han pecado". Y debido a que "la paga del pecado es muerte" (Romanos 6:23), y puesto que "todos han pecado", por eso, se requiere "algo especial" para cada ser humano. Unicamente aquel cuya vida es igual a la de todos los hombres podía morir por los pecados del género humano. Debido a que Jesús fue el Creador y el autor de toda vida, la vida que él depuso fue equivalente a la sumatoria de todas las vidas que hayan existido en el planeta. La expiación no sólo debía ser hecha por alguien cuya vida representara a todos los otros seres creados, sino que aquel que murió la muerte expiatoria tendría que tener la capacidad de levantarse de aquella muerte . ¿Por qué? A fin de poder adjudicar los beneficios de la expiación a todos los que la pidieran con fe. "Por lo cual puede también salvar perpetuamente a los que por él se acercan a Dios, viviendo siempre para interceder por ellos" (Hebreos 7:25).

    2. Si acepto a Cristo y su perdón, y vuelvo a caer, ¿me perdonará él de nuevo?


    Podemos confiar en que Dios nos perdonará de nuevo, si sentimos aflicción por nuestros pecados y los confesamos. "Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad" (1 Juan 1:9).

    3. ¿Cómo puedo acercarme a Dios en mi condición pecaminosa? ¿No sería mejor que un sacerdote o un ministro orara por mí? 


    Puesto que Jesús vivió "en la carne" y "fue tentado en todo según nuestra semejanza" (Hebreos 4:15), tenemos un Dios que puede entendernos y que quiere ser misericordioso con nosotros. En Hebreos 4:16 se nos dice que podemos acercarnos "confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia". Podemos llegar a Dios directamente por medio de Cristo, sin ningún intermediario. Afianzados en su misericordia, podemos venir a él "confiadamente" en el nombre de Jesús (Juan 14:14). En 1 Timoteo 2:5 se nos dice: "Hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre.”".

    4. ¿Hay algo que yo pueda hacer para ayudar a Dios a salvarme?


    No. La salvación se logra totalmente por gracia es "el don [el regalo] de Dios" (Romanos 3:24, 4:5 Efesios 2:8-10). Es verdad que a medida que Dios nos concede su gracia mediante la fe, él también nos da el deseo y la fuerza para obedecerlo. Esto resulta en el cumplimiento de sus leyes. De manera que aun esa obediencia es un don de Dios. La obediencia—el servicio y la lealtad del amor—es la verdadera muestra del discipulado, y es un fruto natural de la fe en Cristo. Es su don.

    5. Si Dios perdona mis pecados y me restaura a su familia, ¿elimina esto todo futuro castigo por mis pecados,o todavía se necesita que yo realice alguna tipo de penitencia?


    Las Escrituras dicen: "Ahora pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús" (Romanos 8:1). Cristo pagó el precio completo por nuestras transgresiones. Aquellos que lo aceptan por la fe no necesitan realizar ninguna tipo de penitencia para ser limpiados, sino que se considerad que han sido "lavados" en la sangre del Cordero. Isaías 43:25 contiene una hermosa promesa de perdón: "Yo, yo soy el que borro tus rebeliones por amor de mí mismo, y no me acordaré de tus pecados". Miqueas 7:18-19 muestra la hermosa actitud de Dios el Redentor, hacia su pueblo: "¿Qué Dios como tú, que perdona la maldad, y olvida el pecado del remanente de su heredad? No retuvo para siempre su enojo, porque se deleita en misericordia. El volverá a tener misericordia de nosotros sepultará nuestras iniquidades, y echará en lo profundo del mar todos nuestros pecados".
    ----------------------
    (Source: Amazing Facts).

    2. ¿Acaso fue Dios quien creó al Diablo?

    La mayor parte de la humanidad está siendo engañada por el genio del mal que quiere destruir sus vidas -una mente brillante llamada diablo o Satanás. Sin embargo, este príncipe de las tinieblas es mucho más peligroso de lo que usted pueda imaginar... algunos dicen que él es sólo una errante figura mitológica. Sin embargo, la Biblia nos dice que es un ser muy real, y que está engañando a familias, iglesias, e incluso a naciones enteras para aumentar la cantidad de sufrimiento y dolor. ¡Aquí presentamos los hechos asombrosos que el libro de Dios, la Biblia, presenta acerca de este príncipe de las tinieblas y de lo que podemos hacer para para vencerlo! 

    1. ¿Con quién se originó el pecado?

    "El diablo peca desde el principio" (1 Juan 3:8). "La serpiente antigua, que se llama diablo y Satanás" (Apocalipsis 12:9).
    Respuesta:   Satanás, también llamado Diablo, es el originador del pecado. Sin la ayuda de las Escrituras, el origen del mal quedaría sin explicación.

    2. ¿Cuál era el nombre de Satanás antes de que él pecara? ¿Dónde vivía en ese tiempo?

    "¡Cómo caíste del cielo, oh Lucero, hijo de la mañana!" (Isaías 14:12). Jesús dijo: "Yo veía a Satanás caer del cielo como un rayo" (Lucas 10:18). "Yo te puse en el santo monte de Dios" (Ezequiel 28:14).
    Respuesta:   Su nombre era Lucifer, y vivía en el cielo. Lucifer está simbolizado por el rey de Babilonia en Isaías 14 y como el rey de Tiro en Ezequiel 28.

    3. ¿Cuál es el origen de Lucifer? ¿Qué cargo importante desempeñaba? ¿Cómo lo describe la Biblia?

    "Fuiste creado" (Ezequiel 28:13, 15). "Tú, querubín grande, protector" (Ezequiel 28:14). "Tú eras el sello de la perfección, lleno de sabiduría, y acabado de hermosura... toda piedra preciosa era tu vestidura... los primores de tus tamboriles y flautas estuvieron preparados para ti en el día de tu creación... Perfecto eras en todos tus caminos desde el día que fuiste
    creado, hasta que se halló en ti maldad" (Ezequiel 28:12-15).
    Respuesta:   Lucifer fue creado por Dios al igual que los otros ángeles (Efesios 3:9). Lucifer era un "querubín cubridor". A ambos lados del trono de Dios se encuentran dos importantes ángeles (Salmos 99:1). Lucifer era uno de esos ángeles de eminente autoridad. Su belleza era sin tacha y asombrosa. Su sabiduría era perfecta. Su brillo era admirable e inspirador. Ezequiel 28:13 parece indicar que su voz fue preparada especialmente para que fuera un músico sobresaliente. Algunos creen que él dirigía el coro angelical.

    4. ¿Qué ocurrió en la vida de Lucifer que lo condujo al pecado? ¿Qué pecado blasfemo cometió después?

    "Se enalteció tu corazón a causa de tu hermosura, corrompiste tu sabiduría a causa de tu esplendor" (Ezequiel 28:17). "Tú que decías en tu corazón... junto a las estrellas de Dios, levantaré mi trono... y seré semejante al Altísimo" (Isaías 14:13-14).
    Respuesta:   En la vida de Lucifer surgieron el orgullo, los celos, el descontento y la exaltación propia. Decidió intentar destituir a Dios para luego exigir que todos le adoraran. Era una traición del peor grado.

    Nota: ¿Por qué es tan importante la adoración? La adoración es un factor clave en el conflicto existente entre Dios y Satanás. Los humanos fueron creados para que se sientan felices y realizados solamente cuando adoran a Dios de manera exclusiva. Ni siquiera los ángeles del cielo que no han caído pueden ser adorados (Apocalipsis 22:8-9). Satanás buscó ser adorado desde el mismo principio. Siglos más tarde, cuando tentó a Jesús en el desierto, todavía la adoración fue el tema central de sus tentaciones (Mateo 4:8-11). En estos últimos días, Dios llama a todos para que le adoren (Apocalipsis 14:6-7). Esto enfurece de tal manera a Satanás que intentará obligar a las personas a adorarle or tendran la pena de muerte (Apocalipsis 13:15).

    Todo ser humano adora a alguien o a algo:
    Poder, prestigio, alimentos, placer, posesiones, sus propias opiniones, etc. Dios dice: "No tendrás dioses ajenos delante de mí." Exodo 20:3. Y a menos que lo adoremos sólo a él, él considera que estamos en su contra (Mateo 12:30). Si cualquier cosa o persona recibe el primer lugar en mi vida en vez de Dios, estoy adorando y apoyando los designios de Satanás, aunque quizá lo haga inadvertidamente. ¿Tiene Dios el primer lugar en mi vida, o se lo estoy dando inconscientemente a Satanás? Es una pregunta para hacernos pensar, ¿no es cierto?

    5. ¿Qué ocurrió en el cielo como consecuencia de la rebelión de Lucifer?

    "Después hubo una gran batalla en el cielo: Miguel y sus ángeles luchaban contra el dragón y luchaban el dragón y sus ángeles pero no prevalecieron, ni se halló ya lugar para ellos en el cielo. Y fue lanzado fuera el gran dragón, la serpiente antigua, que se llama diablo y Satanás, el cual engaña al mundo entero fue arrojado a la tierra, y sus ángeles fueron arrojados con él" (Apocalipsis 12:7-9).
    Respuesta:   Lucifer ganó el apoyo de una tercera parte de los ángeles (Apocalipsis 12:3-4) y causó una insurrección en el cielo. Dios no tuvo otra alternativa que echar fuera a Lucifer y a sus ángeles. Esta ha sido la mayor batalla que se haya peleado jamás. El propósito de Lucifer era el de usurpar el trono de Dios, aunque esto conllevara el asesinato (Juan 8:44). Después de ser expulsado del cielo, Lucifer fue llamado Satanás (adversario) y diablo (difamador), y sus ángeles recibieron el nombre de demonios.

    6. ¿Dónde se encuentra la sede actual de Satanás? ¿Cuál es su actitud respecto a los seres humanos?

    "Y dijo Jehová a Satanás: ¿De dónde vienes? Respondió Satanás a Jehová, y dijo: De rodear la tierra, y de andar por ella" (Job 2:2). "¡Ay de los moradores de la tierra y del mar! porque el diablo ha descendido a vosotros con gran ira, sabiendo que tiene poco tiempo" (Apocalipsis 12:12). "Vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar" (1 Pedro 5:8).
    Respuesta:   La sede de Satanás es la tierra, no el infierno, a pesar de la opinión popular. Dios les dio a Adán y Eva dominio sobre la tierra (Génesis 1:26). Cuando pecaron, entregaron aquella autoridad a Satanás (Romanos 6:16), quien se convirtió entonces en el gobernante o príncipe de la tierra (Juan
    12:31). Satanás odia encarnizadamente a los humanos. Dios está fuera de su alcance. Por lo tanto, dirige su veneno contra los hijos de Dios. Es un asesino empedernido que desea destruirlo a usted para así hacerle daño a Dios.

    7. Cuando Dios creó a Adán y Eva, ¿qué les prohibió que hicieran? ¿Cuál sería el castigo de la desobediencia?

    "Mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás" (Génesis 2:17).
    Respuesta:   No debían comer del árbol de la ciencia del bien y el mal. El castigo por comer del árbol sería la muerte.

    8. ¿Qué agente usó Satanás para engañar a Eva? ¿Qué mentiras empleó?

    "Pero la serpiente era astuta, más que todos los animales del campo que Jehová Dios había hecho; la cual dijo a la mujer: ¿Conque Dios os ha dicho: No comáis de todo árbol del huerto?... Entonces la serpiente dijo a la mujer: No moriréis; sino que sabe Dios que el día que comáis de él, serán abiertos vuestros ojos, y seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal"
    (Génesis 3:1, 4, 5). (el enfásis es nuestro)
    Respuesta:   Satanás usó a una serpiente—el animal más inteligente y hermoso que Dios había hecho—para engañar a Eva. Algunos piensan que la serpiente originalmente tenía alas y volaba (Isaías 14:29 30:6). Recuerde que no se arrastraba sino hasta después que Dios la maldijo (Génesis 3:14). Las mentiras de Satanás fueron: (1) no morirás, y (2) comer de la fruta los hará sabios. Satanás, quien inventó la mentira (Juan 8:44), mezcló verdad con las mentiras que le dijo a Eva. Las mentiras que incluyen algo de verdad son las más efectivas. Era verdad que "conocerían el mal" después que pecaran. En su amor, Dios los había guardado del conocimiento del dolor, del sufrimiento y de la muerte. Satanás, al igual que lo hace hoy, hizo que el conocimiento del mal pareciera atractivo. Satanás mintió para difamar el carácter de Dios porque sabía que nadie se apartaría jamás de un Dios amante, a menos que no entendiera bien su carácter.

    9. ¿Era algo tan malo comer un pedazo de fruta? ¿Por qué Dios sacó a Adán y Eva del Jardín del Edén?

    "Al que sabe hacer lo bueno, y no lo hace, le es pecado." Santiago 4:17. "El pecado es infracción de la ley." 1 Juan 3:4. "El que practica el pecado es del diablo" (1 Juan 3:8). "Y dijo Jehová Dios: He aquí el hombre es como uno de nosotros, sabiendo el bien y el mal; ahora, pues, que no alargue su mano, y tome también del árbol de la vida, y coma, y viva para siempre... Echó, pues, fuera al hombre, y puso al oriente del huerto del Edén querubines, y una espada encendida que se revolvía por todos lados, para guardar el camino del árbol de la vida" (Génesis 3:22-24).
    Respuesta:   Sí, comer de la fruta era un pecado porque era un rechazo directo de uno de los pocos requisitos de Dios. Era una rebelión abierta contra la ley de Dios y su autoridad. Al rechazar uno de los mandamientos de Dios, Adán y Eva se aliaron con Satanás, el enemigo de Dios, y así trajeron separación entre ellos y Dios (Isaías 59:2). Satanás esperaba que la pareja pecara y luego comiese del árbol de la vida, y así se convirtieran en pecadores inmortales. Pero Dios los sacó del jardín para prevenir tal tragedia.

    10. ¿Qué hechos asombrosos revela la Biblia acerca de los métodos de Satanás para perjudicar, engañar, desanimar, y destruir a la gente?

    Respuesta:   Satanás utiliza todos los medios posibles para engañar y destruir a la gente. Sus demonios pueden aparecer y hacerse pasar por personas buenas, incluso por ministros religiosos. Y al final Satanás aparecerá como un glorioso ángel de luz que tendrá el poder de hacer descender fuego del cielo. Se hará pasar por Jesús. Pero se nos advierte que no nos dejemos engañar. Todo ojo le verá (Apocalipsis 1:7). Jesus permanecerá en las nubes y ni siquiera tocará la tierra (1 Tesalonicenses 4:17).

    La Biblia dice que Satanás: 
    • Engaña/persigue - Apocalipsis 12:9, 13
    • Cita erróneamente la Biblia - Mateo 4:5, 6 
    • Acusa falsamente/asesina - Apocalipsis 12:10 Juan 8:44
    • Entrampa/engatusa - 2 Timoteo 2:26 1 Pedro 5:8 
    • Hace guerra contra el pueblo de Dios - Apocalipsis 12:17
    • Encadena/incita a la traición - Lucas 13:16 Juan 13:2, 21 
    • Toma presos - Apocalipsis 2:10
    • Posee/estorba - Lucas 22:3-5 1 Tesalonicenses 2:18 
    • Obra milagros/miente - Apocalipsis 16:13, 14 Juan 8:44
    • Aparece como ángel de luz - 2 Corintios 11:13-15 
    • Trae enfermedades/aflige - Job 2:7
    • Sus demonios personifican a ministros - 2 Corintios 11:13-15 
    • Calumnia "Diablo" significa "difamador" - Hace descender fuego del cielo Apocalipsis 13:13.

    11. ¿Cuán poderosas y eficaces son las tentaciones y estrategias de Satanás?

    El convenció: A un tercio de los ángeles (Apocalipsis 12:3-9); a Adán y Eva (Génesis 3); y a todos los habitantes de la tierra, excepto a ocho en los días de Noé (1 Pedro 3:20). Hará que los perdidos se sientan salvados (Mateo 7:21-23). Casi todo el mundo lo seguirá (Apocalipsis 13:3). Pocos serán salvos (Mateo 7:14; 22:14).
    Respuesta:   El éxito de Satanás es tan asombroso que parece increíble. Engañó a un tercio de los ángeles. En los días de Noé sólo ocho personas no fueron engañadas . Antes que Cristo venga por segunda vez, Satanás aparecerá como un ser angélico y se hará pasar por Jesús. Su poder engañador será tal que nuestra única seguridad estará en negarnos ir a verlo (Mateo 24:23-26). Si usted se niega a mirar y escuchar, Jesús lo protegerá del engaño (Juan 10:29).

    12. ¿Cuándo y dónde recibirá el diablo su castigo? ¿Cuál será ese castigo?

    "Así será en el fin de este siglo. Enviará el Hijo del Hombre a sus ángeles, y recogerán de su reino a todos los que sirven de tropiezo, y a los que hacen iniquidad, y los echarán en el horno de fuego" (Mateo 13:40-42). "Y el diablo que los engañaba fue lanzado al lago de fuego y azufre" (Apocalipsis 20:10)." "Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles" (Mateo 25:41). "Yo, pues, saqué fuego de en medio de ti, el cual te consumió, y te puse en ceniza sobre la tierra a los ojos de todos los que te miran... y para siempre dejarás de ser" (Ezequiel 28:18-19).
    Respuesta:   El diablo será arrojado en el lago de fuego al llegar el fin del mundo. El fuego lo devorará y lo convertirá en cenizas por la eternidad. Este fuego también destruirá a todos los pecadores. En esta confrontación final no morirá ni un solo de los hijos de Dios, mientras que no sobrevivirá ninguno de los seguidores de Satanás. 

    Nota: No es posible describir adecuadamente la tristeza y angustia que sentirán el Padre y el Hijo ante la destrucción de Satanás. Era alguien que estaba muy cerca de ellos. Destruirlo a él y a sus millones de seguidores traerá un dolor al Padre y al Hijo mayor que el que sentirán los que serán quemados. 

    13. ¿Qué solucionará para siempre el terrible problema del pecado? ¿Surgirá de nuevo el pecado?

    "Vivo yo, dice el Señor, que ante mí se doblará toda rodilla, y toda lengua 
    confesará a Dios" (Romanos 14:11). (Vea también Filipenses 2:10-11; Isaías 45:23.) "El hará consumación; no tomará venganza dos veces de sus 
    enemigos" (Nahum 1:9).

    Respuesta:   Dos sucesos cruciales resolverán el problema del pecado:

    En primer lugar, todos los seres en el cielo y la tierra, incluyendo al diablo y sus ángeles, se arrodillarán y confesarán públicamente que Dios es justo y veraz. Toda duda será respondida. Todos los pecadores admitirán públicamente que perdieron el cielo, debido a su insistente rechazo del amor y salvación que Dios les ofrece. Admitirán que la justicia demanda su muerte. Todos confesarán que merecen la muerte eterna.

    En segundo lugar, el pecado será eliminado del universo por medio de la destrucción total y final del pecado, los pecadores, el Diablo y sus ángeles. El pecado nunca más volverá a levantarse.

    14. ¿Quién efectuará la erradicación final y completa del pecado del universo?

    "Para esto apareció el Hijo del Hombre, para deshacer las obras del diablo." (1 Juan 3:8). "Por cuanto los hijos participaron de carne y sangre, él también participó de lo mismo, para destruir por medio de la muerte al que tenía el imperio de la muerte, esto es, 
    al diablo." (Hebreos 2:14).

    Respuesta:   Por medio de su vida, muerte y resurrección, Jesús ha hecho posible la erradicación del pecado.

    15. ¿Cómo se siente Dios respecto a los seres humanos?

    "El Padre mismo os ama." (Juan 16:27). (Ver también Juan 3:16; 17:22-23.)
    Respuesta:   El Padre ama a las personas tanto como el Hijo. El propósito principal de la vida de Jesús fue demostrar el carácter de su Padre en su propia vida, de manera que las personas supieran cuán amoroso, cálido y solícito el Padre es (Juan 5:19).

    Satanás representa mal al Padre
    Satanás alega falsamente que el Padre es insensible, exigente, serio e inalcanzable (así es Satanás). Incluso presenta las calamidades que él mismo provoca como "actos de Dios." Jesús vino a limpiar el nombre de su padre de estas difamaciones y demostrar que nuestro Padre celestial nos ama más que lo que una madre ama a sus hijos (Isaías 49:15). 

    El Padre está ansioso
    Para asegurar la felicidad suprema de los seres humanos, el Padre ha preparado un hogar eterno y fabuloso para ellos. El está ansioso por recibir a su pueblo en el gozoso día de su llegada al cielo.


    16. Me agrada saber que el Padre me amatanto como Jesús.

    Respuesta:   

    PREGUNTAS PARA MEDITAR

    1. ¿Era una manzana la fruta que comieron Adán y Eva?


    No sabemos. La Biblia no lo dice.

    2. ¿Dónde se originó el concepto que presenta al Diablo como un monstruo rojo, con cuernos y cola?


    Se originó en la mitología pagana y agrada al Diablo. El sabe que la gente pensante rechaza a los monstruos como fábulas y por lo tanto, rechazarán su existencia. Aquellos que no creen en el Diablo son los primeros en ser engañados por él.

    3. Dios les dijo a Adán y Eva, "el día que de él comieres, ciertamente morirás." (Génesis 2:17). ¿Por qué no murieron ese mismo día?


    La Biblia habla de dos muertes:
    (1) La muerte "primera" que todos morimos (Hebreos 9:27).

    (2) la muerte "segunda" que experimentarán los impíos en el fuego al fin del tiempo (Apocalipsis 21:8). 
    La gran diferencia es que de la segunda muerte no habrá resurrección .

    Jesús murió la segunda muerte por todos.
    Cuando Adán y Eva pecaron, habrían muerto inmediatamente la muerte segunda si Cristo no se hubiera adelantado y ofreciendo morir la muerte segunda en el Calvario por cada ser humano. Su sacrificio supremo los libró (Hebreos 2:9).

    Cuando Adán pecó, su naturaleza "inmortal" se transformó en una naturaleza "mortal"
    Con respecto a la primera muerte, la traducción literal de la palabra "morirás" en Génesis 2:17 es "muriendo morirás", lo que se indica en el margen de algunas versiones. Significa que Adán y Eva comenzarían el proceso de morir. Antes de pecar, la pareja poseía una naturaleza inmortal y sin pecado. Esta naturaleza era perpetuada al comer del árbol de la vida. Al momento de pecar, su naturaleza se transformó en una naturaleza mortal y pecaminosa. Debido a que se les prohibió el acceso al árbol de la vida, comenzaron a sufrir inmediatamente el deterioro y la degeneración que los llevaría a la muerte. La tumba se tornó en una certeza. El Señor más tarde destacó esto al decirles: "Del polvo eras, y al polvo volverás" (Génesis 3:19).

    4. Si Dios creó a Lucifer, ¿no será Dios el responsable de su pecado?


    De ninguna manera. Dios creó a Lucifer como un ángel perfecto y sin pecado. Lucifer se transformó él mismo en un diablo. La libertad de escoger, el libre albedrío, es un principio fundamental del gobierno de Dios. Cuando creó a Lucifer sabía que eventualmente pecaría. Si se hubiera negado a crearlo, habría repudiado ese principio de libre albedrío.

    "Oportunidad de escoger"
    Adán y Eva tendrían la oportunidad de decidirse a pecar, al igual que Lucifer. De la misma manera ocurre con usted y yo. Dios sabe antes que nazcamos cómo habremos de vivir, pero aun así, él permite vivir y escoger si hemos de apoyar su gobierno o el de Satanás. Dios está dispuesto a ser malentendido y difamado con tal de darle a cada persona la oportunidad de escoger libremente a quién desea seguir.

    Sólo un Dios amante asumiría el riesgo implicado en conceder libre albedrío a sus criaturas
    El don glorioso y crucial de la libertad sólo podría provenir de un Dios justo y amante. Es un honor y alegría servir a tal Señor y amigo. 

    Escoja servir al Señor
    El problema del pecado pronto concluirá. En el principio, todo era "bueno en gran manera" (Génesis 1:31). Ahora "el mundo entero está bajo el poder del maligno." (1 Juan 5:19). La gente por todas partes está escogiendo si va a servir a Dios o a Satanás. Aproveche la libertad fantástica que Dios nos ha dado para escoger servirle a él.

    5. ¿Por qué Dios no destruyó al diablo cuando pecó y así terminó con el problema del pecado?


    Porque el pecado era algo totalmente nuevo en el universo, y sus habitantes no lo entendían. Probablemente Lucifer mismo no entendía de qué se trataba. Lucifer era un líder angélico talentoso y altamente respetado. Su enfoque quizá mostraba preocupación por el cielo y los ángeles. "El cielo es bueno, pero quizá mejoraría aun más con mayor participación de los ángeles. Demasiada autoridad indisputada (como la que tienen el Padre y el Hijo) hace que los líderes pierdan el contacto con la vida real. Los ángeles debiéramos dar órdenes en vez de recibirlas. Dios sabe que mis sugerencias son correctas y se siente amenazado. No debemos permitir que nuestros nobles líderes, quienes no están en contacto con la realidad, pongan en peligro la misma existencia del cielo. Nos escucharán si actuamos en concierto. No mostremos debilidad debemos actuar. De otra manera seremos arruinados por un gobierno que no nos aprecia." 

    Un tercio de los ángeles se unió a Lucifer 
    Los argumentos de Lucifer convencieron a muchos ángeles y un tercio se le unió. Si Dios hubiese destruido a Lucifer inmediatamente, algunos seres angélicos que no habían comprendido bien el carácter de Dios, habrían comenzado a adorarlo por temor. Habrían dicho: "Quizá Lucifer estaba en lo cierto. Tengan cuidado. Si ustedes difieren de Dios, él los destruirá." Así nada se habría solucionado. 

    Dios sólo acepta un servicio voluntario y motivado por amor 
    El único servicio que Dios acepta es el servicio alegre y voluntario motivado por el amor. La obediencia basada en cualquier otro motivo es inaceptable.

    Dios le está dando tiempo a Satanás para demostrar sus principios
    Satanás reclamó que tenía un plan mejor para el gobierno del universo. Dios le está dando tiempo para que demuestre sus principios. El Señor abolirá el pecado sólo después de que cada alma en el universo quede convencida de que el gobierno de Satanás es injusto, inescrupuloso, falso y destructor.

    El universo entero observa este mundo
    La Biblia dice que somos "un espectáculo al mundo, a los ángeles y a los hombres." (1 Corintios 4:9). El universo entero nos observa mientras 
    desempeñamos nuestro papel en el conflicto entre Cristo y Satanás. Cuando este conflicto concluya, cada alma entenderá completamente los principios de ambos reinos y habrá escogido seguir a Cristo o a Satanás. Los que se conviertan en aliados del pecado y de Satanás serán destruidos con él, mientras que el pueblo de Dios será conducido a la eterna seguridad de su hogar celestial.
    ----------


    (Source: Amazing Facts).